Gloria Gómez y la abolición de la desdicha

Fotografía: Miguel Ángel Camero

Por Libertad García Cabriales

Tampico por sí solo podría ser un poema escrito por natura y signado por cultura. Sus aromas de mar, su traza huasteca, su impresionante feracidad; son el marco exacto para la energía que emana de su gente. Cada vez que piso la tierra del puerto, descubro esencias que lo impregnan todo. No en vano ha sido casa de extraordinarios creadores. En eso pensaba el día de la entrega del merecido reconocimiento como Creadora Emérita de Tamaulipas a Gloria Gómez en febrero del año 2015.

Apenas llegamos, sentimos en la piel los húmedos efluvios del puerto y las flores de los enormes mangos parecían saludar con sus racimos llenos de placeres futuros.De camino al METRO, repetí para mí un poema de Gloria:

yo no canto al mar
pero
es el golpe de su oleaje
lo que sacude
las extenuadas orillas
de todos mis poemas.

Asumida como poeta porteña, las letras de Gloria Gómeznacen de los golpes que traen las mareas, de los restos de navío en el fondo de las miradas. Una poesía hecha de mar, pero con profundas raíces en la tierra. Al repetir aquel poema, me recorrióla oleada de su canto y al entrar al recinto, sentí aire nuevo en mis pulmones. Después, la sonrisa de Gloria nos dio la bienvenida y se quedó a presidir la ceremonia. Una sonrisa de muy adentro, un despliegue de luz a foro lleno. Hay momentos de la vida que uno agradece profundamente. Así esa tarde de febrero, rindiendo homenaje en su solar natal, a la poesía de una mujer.

Leí por primera vez a Gloria Gómez en los noventa, cuando encontré en el librero de mi madre un ejemplar con sus poemas. Hacía calor y guarecida bajo el enorme ébano del jardín de mamá, fui leyendo cada uno de los poemas como quien busca un espejo para encontrar allí su rostro.

solamente un espejo
ese espejo donde mires
te mires
nos mires
y no entiendas

Y sí, Gloria, la poesía parece ser inútil, pero “necesaria en un mundo lleno de cosas útiles e inmediatas”. Inútil en el mundo del utilitarismo, de las ganancias vertiginosas y la omnipotencia del dinero. En una sociedad utilitarista, los hombres acaban amando las “bellezas fáciles”, que no requieren esfuerzos ni excesivas pérdidas de tiempo, afirma Nuncio Ordine: “Porque a todos estos lujos considerados inútiles, les corresponde cada vez más la tarea de alimentar la esperanza, de transformar su inutilidad en utilísimo instrumento de oposición a la barbarie del presente”.

Pero lo que permanece lo fundan los poetas, dijo bien Holderlin. Ahí se encuentra la esencia de la vida, la custodia de la memoria, la grieta por donde entra la luz. Así han sumado a mi vida tus poemas, haciéndome mirar dentro, pero también reconociendo la trama social, el dolor de tu grito por la justicia: yo canto contra los que tienden cerco de muerte en el camino de la vida. Porque la poesía de Gloria Gómez también punza, duele, revela:

Ya nadie se ama aquí
suaves los movimientos
sin tocarse
nadie quiere salir lastimado
todos tienen miedo
beben alcohol
toman tranquilizantes
ven televisión
creen que se aman si poseen al otro

Sin tocarse, sin tocarnos. Todos tienen miedo, todos tenemos miedo. Poesía presagio, poesía presente. Letras de Gloria escritas ayer para hoy. Ya lo dijo Garfias: ayer no se va nunca. La década jodida no se acaba, ni los baldíos donde arrojan cadáveres, ni la patria inerme y rodeada por la muerte. Palabras que dibujan la sangre y las lágrimas, pero también los vértigos de la conciencia. El grito de quien pone el dedo en la llaga, la misma rabia empecinada en la palabra.

El canto de Gloria Gómez es combustión interior, fuego que abraza. Palabras plenas de significado, imágenes entrañables que no rehúyen al dolor, más bien lo hacen visible para recordarnos de qué estamos hechos:

Aunque de nada sirva gritar
que tú y yo
hicimos de la vida
un sitio demasiado hostil para la vida

Sor Juana Inés de la Cruz abrió las puertas del claustro con sus letras. Ningún muro ha detenido nunca las alas de la energía creativa. Toda acción poética conlleva una experiencia liberadora.  Gloria lo sabe bien. Por eso construye un cosmos con sus versos. Por eso nombra la realidad, por eso evoca y convoca, por eso describe y escribe, no del edén sino de la expulsión:

porque en mi casa
y en todas las casas de este país
no se puede estar bien

Poesía potente de mujer que trasciende las esperanzas canceladas, la soledad impuesta, la leche amarga de todo el desamparo. “La poesía  tiene un valor extra cuando la vida humana está en peligro” dice Zagajewski. Las letras de Gloria Gómez se alzan como banderas  y nos convocan a soñar, a enarbolar la furia, a edificar con palabras la utopía:

digo que lo único que quise
fue la abolición de la desdicha

La tarde del 21 febrero del año 2015, al conjuro de la poesía de Gloria Gómez, un grupo de personas logramos por unas horas la abolición de la desdicha. Para quienes creemos en las letras, para quienes estamos convencidos de la utilidad de lo inútil, para quienes leyendo a poetas como Gloria, tomamos conciencia de que existimos; sólo nos queda agradecer su obra e invitar a leerla. Y mientras tanto amar la vida:

Nosotros
que hemos sido
solamente
humanos.

¡Salud, poema y sonrisas en tus 70, querida Gloria!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: